El Bëtsknaté, que traduce Día Grande, o Carnaval del Perdón como lo bautizaron los colonos, es un encuentro festivo entre los pueblos indígenas INGA Y KAMENTSA, que inicia el día lunes anterior a la celebración católica del miércoles de ceniza. El Carnaval es una manera de agradecer la naturaleza por los frutos de la tierra recibidos durante el año. También una exaltación al perdón y la búsqueda de la paz, la tolerancia, el respeto y el cariño por los otros. Para esta fiesta se citan Saraguayes, San Juanes y el resto de los nativos e invitados. Los primeros son hombres vestidos de blanco con capa ropa y sombrero triangular. Sus prendas claras representan la pureza del pueblo kamëntsá y el rojo la sangre que han derramado desde la llegada de los conquistadores. A los sombreros se les incrustan espejos que representan los ojos del sol que todo lo ve y también recuerdan que sus ancestros les intercambiaron a los españoles estos objetos por oro. En esta fiesta -de origen milenario y que dura más de doce horas- se baila, se canta, se grita, se escucha una misa en lengua kamëntsá, se toma chicha, se degüella a un gallo viejo, se viven reencuentros con amigos y familia, se sonríe y se perdona.

Comments are closed.